Modelo de Carta a la Corte Constitucional

Señores
Magistrados Corte Constitucional

Soy_________, tengo __ años de edad, trabajo para el ICBF como madre comunitaria desde hace____ años. Durante todos estos años he desarrollado con mucho amor y dedicación las labores propias del cuidado de los niños de la comunidad que me han sido asignados por parte del ICBF, hasta el año 2014 no recibí una remuneración justa por mi trabajo.
A partir del año 2014, debido al Decreto 289, vengo recibiendo un salario mínimo y prestaciones sociales por parte de diferentes fundaciones y organizaciones denominadas como Entidades Administradoras del Programa de Hogares Comunitarios, a través de las cuales me han contratado en el ICBF en el marco de una figura de tercerización laboral. Por esta razón, todos los diciembres tengo la angustia de no saber si en enero tendré nuevamente un contrato de trabajo y podré seguir o no trabajando.
Como durante muchos años no tuve reconocimiento laboral, aunque tengo ___ años de edad y he trabajado ____ años, no tengo derecho a una pensión y por eso debo seguir laborando.
La sentencia T-480 de 2016 emitida por ustedes, honorables magistrados, ha encendido una luz de esperanza para mí y para todas las madres comunitarias del país, quienes hemos tenido que luchar por todos los medios para que el ICBF nos reconozca como trabajadoras y se hagan realidad nuestros derechos. Sé que la sentencia solo es para 106 madres comunitarias, pero espero que otros jueces puedan tomar en cuenta esta decisión y reconocer también mis derechos. De antemano les doy las gracias por haberse tomado el tiempo de estudiar y entender nuestra situación y así reconocer nuestros derechos
Hoy les quiero pedir que no declaren la nulidad de esta sentencia; la Corte reconoció derechos que son reales para las madres comunitarias y que por muchos años no han sido respetados. Esta situación hace que muchas mujeres que han pasado toda su vida como madres comunitarias, pasen su vejez en la miseria y el hambre y algunas incluso hayan muerto por no tener acceso al sistema de salud o por arriesgar su salud cuando tienen que seguir trabajando en estados graves de enfermedad.
Señores magistrados, en sus manos está nuestra dignidad como madres, nuestros derechos, por favor no permitan que el Gobierno Nacional nos siga desconociendo.

Cordialmente,

___________
Firma

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *